domingo, 22 de enero de 2012

CANTANDO BAJO LA LLUVIA ("Singing' in The Rain", EE.UU., 1952)


FICHA TÉCNICA  y SINOPSIS:
DIRECCIÓN: Stanley Donen y Gene Kelly. INTÉRPRETES PRINCIALES: Gene Kelly, Donald O’Connor, Debbie Reynols, Cyd Charisse, Jean Hagen, Rita Moreno.. CANCIONES: Arthur Freed y varios. COREOGRAFÍA: Gene Kelly y Stanley Donen.
Antes de conocer a la aspirante a actriz Kathy Selden, el ídolo del cine mudo Don Lockwood pensaba que lo tenía todo: fama, fortuna y éxito. Pero, cuando la conoce, se da cuenta de que ella es lo que realmente faltaba en su vida. Con el nacimiento del cine sonoro, Don quiere filmar musicales con Kathy, pero entre ambos se interpone la reina del cine mudo Lina Lamont.

BREVE COMENTARIO
Ante películas del calibre de la que hoy hace su entrada estelar en esta enciclopedia, el modesto bloguero, aterrorizado ante la página en blanco, enmudece preso del pánico y, como no desea optar por la obviedad de lo archisabido, sintetiza su comentario en una única frase de contenido evidente: ¡“Cantando bajo la lluvia” es probablemente el mejor musical de la historia del cine! ¿Qué más se puede añadir sesenta años después de su estreno?
Llamativo: sólo dos nominaciones al Oscar en 1952 (y ningún premio): Mejor actriz secundaria (Jean Hagen), y Mejor Banda Sonora Original (musical). ¡Clara demostración de que, en ocasiones, los premios Oscar son descaradamente injustos!


CARTELES Y PROGRAMAS DE MANO DE LA PELÍCULA







 


PRINCIPALES NÚMEROS MUSICALES
“Singin’ in the Rain”. Entre las escenas de la ya larga historia del cine que han tenido el honor de ser elegidas por los dioses para convertirlas en iconos artísticos, ésta es una de ella. Archiconocida, pero siempre digna de ver, de apreciar su ingenio, su calidad, su belleza, su ternura, sus preciosos escaparates, sus policías, sus paraguas, sus charcos, su alegría, en suma. Debería ser de visión obligada al despertar cada mañana. El mundo sería otro.





“Make’Em Laugh”. Y si tras el despertar y el visionado del anterior número, añadimos éste, seguro que la dura jornada la afrontaremos con alegría e ilusión (¡Qué gran Donald O`Connor, inmejorable!)



“Good Morning”. Bueno, y si después de un buen desayuno, ya aseaditos, salimos al exterior con este escena en los ojos y en el alma, qué les voy a contar. Seguro que hasta flotamos, y vemos los avatares cotidianos de otra forma. No nos afectaría ni la crisis. ¿Entienden ahora por qué es la mejor película musical de toda la historia del cine? Porque puede obrar milagros. Y estamos tan necesitaditos de ellos…




“Broadway Ballet” (fragmento). ¿Cómo de contentos estarían los dioses para permitir en una sola película tantas escenas rotundas, tantas pequeñas obras maestras? Aquí rozamos el límite de la perfección, y hasta las monedas, los tacones de aguja verdes, los chalecos amarillos y el humo del cigarro con boquilla son protagonistas. ¿Se puede filmar mejor la aparición de Cyd Charise?



video


“All I Do Dream of you”. ¿Por qué nadie me regala nunca en mi cumpleaños una tarta como la de este número, que contenga la misma sorpresa? Delicioso pastelito.




“Beautiful Girl”. Bellas hasta vestidas de luto… Magnífico y colorista vestuario el que se recorre a lo largo de esta vistosa y atractiva escena.



“Fit as a Fiddle”. Otra muestra más de la perfecta sincronía rítmica entre la pareja masculina del film.


“You Were Meant for Me”. Contemplando, sesenta años después de su filmación, el uso del color, la calidad fotográfica, la elegancia compositiva, etc., de números como el siguiente, seguimos preguntándonos estupefactos por las causas del milagro.


“Moses Suposes”. Siempre me parecieron de lo más moderno los cuadros con bocas y letras que adornan las paredes de esta divertida y surrealista escena fonética.






“You’re My Lucky Star”. En el apartado de las canciones de la película, no podemos irnos sin reseñar que, salvo dos de ellas (“Make’Em Laugh” y “Moses”), las restantes fueron utilizadas en películas anteriores. Esta bellísima composición no es una excepción (e incluso bastantes años más tardes formaría parte de la banda sonora de la película NEW YORK, NEW YORK). Lo curioso de este clip es que nos da la oportunidad de escuchar la auténtica voz de Debbie Reynols (que fue doblada en las canciones por Betty Noyes)

video


BONUS DE REGALO (Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid)
Como no podía ser menos en un apartado como este del Pisuerga, una curiosidad muy, muy curiosa: Plácido Domingo, José Carreras y Luciano Pavarotti, dirigidos por Zubin Metha, interpretan, ¡pásmense!, “Singing’ In The Rain”, durante un homenaje al gran Gene Kelly en 1994, dos años antes de su fallecimiento. Sólo por este homenaje ya merece la pena el clip.
Lo que no pué sé, no pué sé, y ademá e imposible”. Lo dijera el torero Guerrita, o el Gallo, o el francés Talleyrand (de forma imagino que más “fina”), el caso es que la frase define a la perfección las ínfulas de llevar a la escena un musical concebido inicialmente para el cine. Sólo he visto escenas de este atrevimiento, pero visto lo visto, las pretensiones hacen agua por doquier. Para muestra valga el botón de esta producción londinense de 2011 (y juzguen ustedes mismos).


5 comentarios:

  1. ¿Que decir ante la contemplación de la belleza y la perfección?,nada, enmudecer, disfrutar y llorar de emoción. Lo tiene todo, música, cine dentro del cine, historia del siglo XX con la llegada del sonoro a las películas y maravillosos números musicales. Irrepetible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente: IRREPETIBLE. No se puede sintetizar mejor.

      Eliminar
  2. Hijo, por fin tengo un ratillo para ver este pedazo de entrada sobre este título imprescindible para el género y para toda la historia del cine.
    Me he acordado tanto de este clásico mientras he visto (dos veces) The Artist... La emoción de expresar tanto y tanto sin palabras...solo bailando -y cantando- bajo la lluvia!
    Esta es, según mi humilde criterio, una de las películas musicales que sería fantástica aunque no tuviera números musicales. La historia en sí es magnífica, y claro, con todo lo demás es un auténtico sueño.

    Visto el video del montaje de Londres (que yo iría a ver si pudiera, fijo) te diré que no pinta demasiado bien. Hay cosas, como bien dices, que no sobrevivebn a la traslación, y esta es una de ellas. El chico no lo hace mal del todo pero... ¿Por qué me sabe un poquito a función de colegio?

    Un abrazo y perdón por el retraso!! Pero es que me encuentro en una vorágine de clases y publicaciones que tratan de alejarme del musical (pero si creen que lo van a conseguir van listos!!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te echaba de menos. Si es que no se puede ser tan importante pues al final terminamos perdiendo de vista lo esencial (que es evidente que son los musicales, jeje). Perdonado. Y nos vemos esta noche de jueves en el Stage-Door, a ver con qué nos sorprendes hoy.

      Eliminar
  3. Tambien quisiera que en un cumpleaños me regalaran un pastel así, siempre me ha gustado la obra de arte que es Cantando bajo la lluvia, la he visto 5 veces y terminé comprandome el DVD, lo guardo como un sencillo y pequeño tesoro. Realmente preciosa Debbie Reynolds.
    Un saludo a todos los que poseen el buen gusto de visitar esta página.

    ResponderEliminar