lunes, 26 de diciembre de 2011

CAMELOT (EE.UU., 1967)


FICHA TÉCNICA  y SINOPSIS:
DIRECCIÓN: Joshua Logan. INTÉRPRETES PRINCIALES: Richard Harris, Vanessa Redgrave, Franco Nero, David Hemmings. CANCIONES: Frederick Loewe y Alan Jay Lerner.
El caballero francés Lancelot du Lac llega a la corte del rey Arturo, en Camelot, para integrarse en la Orden de la Mesa redonda, recién creada por el soberano inglés. Lancelot se enamora de la reina Ginebra, y su amor es correspondido. Cuando Arturo se entera, monta en cólera y destruye la famosa mesa...

BREVE COMENTARIO:
El principal problema que presentaba la traslación al cine de la comedia musical “Camelot” (estrenada en Broadway en 1960 de la mano de Richard Burton y Julie Andrews - cuatro años antes de convertirse en Mary Poppins- , con letra y música de la pareja Lerner y Loewe)  residía en el tema y en la época sobre los que giraba la acción.
Me explico. Representar sobre un escenario teatral los avatares del Rey Arturo y sus caballeros de la tabla redonda en formato musical puede funcionar perfectamente pues la propia convención escénica acepta y propicia el distanciamiento irónico sobre la legendaria leyenda de carácter épico. Si este convencionalismo (como vimos en “Bésame Kate" entradas atrás) viene arropado por un puñado de grandes temas musicales, por unos grandes actores y por una bella historia amorosa de fondo, sustentada en unas letras acertadísimas, el éxito puede estar asegurado.
Sin embargo, en cine estos aspectos no funcionan de la misma manera. O al menos su director, Joshua Logan, no logra transmitir el dinamismo irónico y lírico que de la escena surgen (defecto que considero generalmente presente en las películas musicales dirigidas por Logan, como iremos señalando a lo largo de esta enciclopedia).
En la pantalla grande quedan ridículos, por pausados y melosos, los momentos musicales. La épica tiene sus normas, y en cine los grandes mitos artúricos no pueden estar faltos de grandeza ni les está permitido caer en sensibilidades pueriles. De la misma forma que la ironía es un concepto que en la radio no funciona, en cine hay que ser muy bueno para convencer al espectador de que debe olvidar ante qué historia se enfrenta y que tiene que centrarse en lo que verdaderamente interesa: una estupenda obra musical basada en el eterno y atractivo conflicto entre el deber, por un lado, y el amor, por otro.
La película ha envejecido mal (habrá quienes me crucifiquen por decir esto), pero la base musical de los creadores de “My Fair Lady” y de “La leyenda de la ciudad sin nombre” sigue siendo uno de los grandes momentos de la historia del musical americano.
Tres premios Oscar en 1967: Mejor banda sonora original adaptada, Mejor dirección artística y Mejor vestuario (dos nominaciones más: Mejor fotografía y Mejor sonido)


CARTELES Y PROGRAMAS DE MANO DE LA PELÍCULA




TRÁILER DEL FILM



PRINCIPALES NÚMEROS MUSICALES

“Camelot”.  Richard Harris en la canción que da título al film y que sirve de presentación de los elementos que definen y configuran la mítica ciudad de Camelot. Una magnífica composición que, por su condición pegadiza, una vez escuchada por primera vez nunca se olvida. En ello consiste su eternidad.



“How to Handle a Woman”. Uno de los rasgos distintivos de las composiciones del tándem Lerner y Loewe reside en las peculiares mezclas entre música y recitados musicalizados, conformando unos temas personales y únicos que permitieron que actores no especialmente dotados para el canto pudieran interpretar personajes de los musicales de la pareja citada. La lista es muy amplia, pero por poner algunos someros ejemplos, podríamos comenzar por Richard Burton (que estrenó “Camelot” en Broadway), continuar por el aquí presente Richard Harris, Lee Marvin (en la película “Paint Your Wagon”), Rex Harrison (en las versiones escénicas y fílmicas de “My Fair Lady”), y terminar con José Sacristan (en la adaptación española de “My Fair Lady”) Esta escena es una clara muestra de lo dicho.



“What Do The simple folk do?”. Aquí nos encontramos con otro claro ejemplo de mezcla entre recitado y canción, ahora en un dúo entre Richard Harris y Vanessa Redgrave, dúo lleno de susurros, pausas, suspiros, cambios de ritmos, arrebatos agudos, todo muy característico de los creadores de “My Fair Lady”.



“I Loved You Once in Silence”. Si antes el dúo de amor se establecía entre el rey y su esposa, ahora ésta presenta sus devaneos sentimentales ante el apuesto Lancelot. Bromas aparte, estamos ante unos de los más bellos momentos líricos de la obra.



“C’est Moi”. En el comentario inicial mencionábamos la ironía como uno de los pilares claves de la pieza. Sin esta consideración no pueden entenderse escenas como la presente en la que Franco Nero, mito erótico de la época, pasea su galanura teniendo como telón real de fondo el Alcázar de Segovia (los exteriores de la película se rodaron en España)



“If Ever I Would Leave You”. Aprovechamos esta composición de cálido lirismo para señalar que Franco Nero fue doblado en sus intervenciones musicales por Gene Merlino.



“Take me to the fair”. Vanessa Redgrave, en la plenitud de su belleza, hace gala de su picardía femenina. Simpática y ágil escena.



“Lusty Month of May”. Quedaba un año para el mayo del 68, y América vivía en plena revolución hippie. Momento adecuado a lo dicho, lleno de alegría primaveral, coronitas de flores, exaltación del amor, bailes comunales. Falta el “make love, no war”.



“I Wonder What the King is Doing Tonight”. Si antes eran las mieles de mayo, ahora son las nieves invernales las que definen plásticamente este número a cargo del rey Arturo, Mr. Richard Harris.



 “Camelot” (weeding scene).  Volvamos a escuchar el tema homónimo con el que abríamos este recorrido por “Camelot”, esta vez interpretado por Vanessa Redgrave dando inicio a una escena nupcial donde las velas (como en los conciertos de música pop hoy día) cobran un destacado protagonismo.




BONUS DE REGALO (Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid)
Para que nos hagamos una idea de cómo podía ser la representación teatral original de “Camelot”, valga esta breve secuencia a cargo de los intérpretes originales, Richard Burton y Julie Andrews, para el show televisivo de Ed Sullivan (de marzo de 1961)



Como este regalito puede haber sabido a poco (por su brevedad), aquí os dejo el tema “Camelot” por el mismo Richard Harris al que hemos visto a lo largo de la entrada, pero esta vez sobre las tablas de un escenario, el Winter Garden de Nueva York, durante un revival de la obra. La actriz que le acompaña es Meg Bursset.


video


Y ya que estamos en Navidad, un regalito más. Esta vez nos salimos del terreno cinematográfico para acercarnos a una versión teatral de formato paródico de Camelot y sus caballeros de la tabla redonda. Nos referimos a “Spamalot”, ganador del Tony al mejor musical en 2005, un musical creado por los famosos Monty Phyton. De su exitosa adaptación española a cargo del grupo Tricicle os dejo con el tema más famoso del musical (y que perteneció a la muy conocida película de los propios Monty Phyton, “La vida de Brian”): “Busca el lado bueno de vivir” (“Always Look on the Bright Side of Life”). Aprovecho este título tan optimista para desearos a todos un feliz 2012 pletórico de lados buenos.

8 comentarios:

  1. Me he quedado muerto. Lo último que me esperaba encontrar era la historia de los caballeros del Rey Arturo en versión musical. Todos los días se aprende algo nuevo. Y que decir de los actores, desde Burton hasta Harris, me pinchan ahora y no me sale sangre...

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, amigo Fernando, ya dice el refrán que no te acostarás sin conocer un musical nuevo. Y si en la historia del cine o teatro musical están Eva Perón, Jesucristo, Carlomagno, Hitler, el Che Guevara, don Quijote, etc., el mismo derecho tienen a cantar y bailar sus cositas los caballeros de la tabla redonda. Por cierto, hay otro musical sobre dichos caballeros, pero esta vez en tono paródico, bastante divertido y que se estrenó en Barcelona (y luego recaló en diversas capitales españolas) hace un par de años, en un montaje de altísima calidad. Se llamaba (y se llama) "Spamalot", y es un musical creado por los Monty Python. No sé si aún seguirá representándose por algún sitio. Aprovecho esta referencia para modificar el Pisuerga de esta entrada y añadirle la canción más famosa de dicho musical (¡No te la pierdas, merece la pena!)

    ResponderEliminar
  3. A mi particularmente la partitura me gusta quizás por ser de Lerner y Loewe que tantas alegrías nos han dado, véase My Fair Lady etc.La película reconozco que no tanto, en el cine cuando era adolescente me aburrí un poco, ademas en el cine de mi pueblo pasaron la versión no panorámica, circulaban dos, la de 35 m. y la cinemascope, al igual que pasó con 7 novias para 7 hermanos.Actualmente en Dvd solo veo los números musicales. Estupenda tu entrada, como siempre.

    ResponderEliminar
  4. Pues a mí me encanta Camelot. Me pareció, y me parece una de esas películas mágicas que vi cuando era muy pequeño y que me dejaron una cierta fascinación que aún dura. La vi última vez que la vi hará un par de años, aprovechando que encontré la versión teatral que nos trae el Pisuerga, y la disfruté enormemente. Creo que hay pedazo de química entre Harris, Vanessa Redgrave (guapísima y maravillosa, aunque no cante ella) y Franco Nero (!!!!), un triángulo que echa chispas.
    Recomendación: la producción "Encores" de hace unos años con Marin Mazzie, Gabriel Byrne y super Nathan Gunn, haciendo un Lancelot para abrirse las venas.
    Besos y feliz año para todos!!!

    ResponderEliminar
  5. Está claro que, aunque sobre la película como tal las opiniones disten un poco, hay pleno al quince sobre la valoración de la partitura (y coincido con Ángel en el morbo del triángulo).
    Ángel, muy oportuna (pues es estupenda) la recomendación de la reciente versión escénica de "Camelot" en el Lincoln Center con Gabriel Byrne dejando la serie "En terapia" para hacer de rey Arturo. Pero como ya entramos en el terreno de Stage Door, dejo a su bloguero la inclusión de imágenes de dicho montaje cuando considere oportuno darle entrada al presente musica.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!, ¡menudo trabajo faraónico te has planteado haciendo una enciclopedia del cine musical!, te deseo mucha suerte.
    La verdad es que yo soy de los que te criticaré el decir que la película ha envejecido mal, en mi opinión, junto con la versión de la compañía Disney, son las películas que mejor han retratado los relatos arturicos en toda la historia del cine.
    Por cierto, en mi blog Universo de A (http://universodea.wordpress.com/) también suelo hablar de cine musical, tal vez te interese echarle una ojeada y a lo mejor encuentras algo que te interese.
    En fin, ¡hasta otra!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, gracias por tus deseos de buena suerte. Efectivamente, es una empresa titánica que, por razones laborales, tuve que abandonar hace unos meses, pues me llevaba mucho tiempo su confección. Espero retomarla de nuevo en cuanto tenga tiempo de nuevo (y pensar que voy aún por la C me asusta....)
      Respecto a Camelot, respeto tu opinión, of course, pero yo no puedo dejar de verle ese look sesentón al que aludía en la entrada. Me gusta más las grabaciones que tengo de las versiones escénicas en Nueva York (una, con el mismo Richard Harris, y otra más reciente con Gabriel Byrne)
      Le he echado un repaso a tu blog, y también me parece propio de un esfuerzo titánico. Lógicamente, me he dirigido más a los aspectos musicales, tanto relativos a la ópera como al cine musical. Seguiré viendo tus entradas, pues le he puesto un ME GUSTA en Facebook. Un abrazo

      Eliminar