viernes, 8 de julio de 2011

ALMA DE BAILARINA ( “Dancing Lady”, EE.UU., 1933)

FICHA TÉCNICA y SINOPSIS:
DIRECCIÓN: Robert Z. Leonard. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Joan Crawford, Clark Gable, Franchot Tone, Fred Astaire, Nelson Eddy, Arthur Jarret, Ted Healy and his Stooges. CANCIONES: Richard Rogers y Lorenz Hart, entre otros. COREOGRAFÍA: Sammy Lee y Eddie Prinz.
Joan Crawford representa el papel de una corista en espectáculos del Broadway de los años 30, y nos refleja sus vicisitudes amorosas y su lucha por alcanzar el estrellato.

BREVE COMENTARIO:
Lo más interesante de la película es precisamente la presencia de una Joan Crawford en plenitud de belleza y fuerza  interpretativa. Sus números de baile son una buena muestra de ello. Era una buena bailarina en sus comienzos cinematográficos, aunque luego , tal vez por las peculiaridades de su rostro, se decantara más por papeles dramáticos y pasara a la Historia del Cine gracias a estos últimos.

CARTELES Y PROGRAMAS DE MANO DE LA PELÍCULA




Tráiler del film



Arthur Jarret en el tema que da título al film (“My dancing lady”)


video


Fred Astaire, en su primera aparición (interpretándose a sí mismo) en la película.
video

Otro número de Fred Astaire y Joan Crawford (“Let’s go Bavarian”)


video

Art Jarret y Joan Crawford en “Everything I have is yours”


video



A petición de Diego Pugligi, le damos su lugar en la entrada a la presencia en el film de los cómicos Ted Healy y sus tres chiflados, en este ensayo de Joan Crawford.


video



BONUS DE REGALO (Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid)

Para mitómanos y mitómanas, este peculiar striptease de Clark Gable en el gimnasio (perteneciente a la película), de alto voltaje erótico (al menos para la época)


video


8 comentarios:

  1. Todavía me queda mucho que aprender de cine musical. Jamás imaginé a Joan Crawford bailando sobre una alfombra mágica con Fred Astaire, aterrizando en una Baviera irreal, en la que los reciben al son de danzas populares y copas de cerveza...

    La película tiene una pinta excelente, con números de baile por doquier, a mayor gloria de Fred Astaire, que según me ha parecido entender, se interpreta a el mismo ¿no?

    Me cuesta trabajo también ver a Clark Gable, ya que en mi subconsciente, siempre será Rhett Butler, aunque todo el mundo tiene un pasado, y él no iba a ser menos.

    Muy buenos los vídeos, porque te permiten hacerte casi una idea de cómo es la película.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, amigo Fernando, todo el mundo tiene su pasado. Y el de Joan Crawford, en sus inicios cinematográficos, era el de bailarina. Y, como has comprobado, no se le daba mal. Pero yo creo que era demasiado dura, demasiado adusta, en sus gestos, en su rostro, en sus movimientos, más apropiados todos para interpretar mujeres complejas, de turbio pasado (¡qué maravillosa estaba en "Johnny Guitar"!), que para danzar cual damisela angelical en plan Ginger Rogers.

    Pero estas películitas de esos años 30, con ese blanco y negro tan cuidado, tan candorosas, con ese entramado de chicas de revista y de ensayos y ensayos, nos permiten imaginar cómo sería ese backstage del teatro musical de los años posteriores a la Gran Depresión. Ese es el punto que tienen, pura arqueología histórica y musical.
    Saludos ISMAEL

    ResponderEliminar
  3. Es cierto Ismael...qué encanto tienen estas películas treinteañeras. Es que el blanco y negro tiene tanto glamour, las expresiones tienen tanta fuerza y los números musicales están tan medidos de iluminación y de movimiento de cámara que terminan enganchándote...aunque sean comedias musicales ligeras.
    Sorprende que Joan Crawford baile pero por estas fechas todos hacían sus pinitos...si era necesario!!! Afortunadamente después pudieron demostrar los grandes actores que fueron. Como bailarina es correcta pero ya tiene mérito mantener el tipo al lado del charming y de la elegancia de Fred Astaire...ya hay que ser valiente verdad?

    ResponderEliminar
  4. Por cierto...soy Conso, que se me ha olvidado firmar y no sé como hacerme seguidora.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Conso, esto de que el sistema Blogger no nos permita aparecer tal cual y quienes somos, y tengamos que salir como ANÓNIMOS, no lo llevo bien y me rebela. Además, muchas veces se me olvida firmar (como veo que te ha pasado a ti, como le pasa a Ángel a veces) y tengo que volver a mandar un comentario diciendo quién soy. En fin, que los adelantos de la ciencia tecnológica no son perfectos.
    ¿Te ha gustado el jueguecito toma y daca entre Clark Gable y Joan Crawford en el gimnasio? Para ser una peli de los años 30, la verdad es que tiene su morbo.
    ISMAEL

    ResponderEliminar
  6. ¿Y no comentan nada de Ted Healy y los Tres Chiflados? Ellos tienen una participación importante en el film.

    ResponderEliminar
  7. Hola Diego, bienvenido al club (y más cuando nos separa un Atlántico). Veo por tus aficiones que eres coleccionista de "los tres chiflados" (los "stooges"). No les di entrada en el blog porque aquí en España no eran muy conocidos. Tal vez en Argentina sí, pero aquí no tanto.
    Sin embargo, debido a tu comentario, acabo de colocar una escena en la que aparecen haciendo sus gansadas cómicas características. Un abrazo ISMAEL

    ResponderEliminar
  8. Hola Ismael, muchas gracias! Supuse que debía ser ése el motivo de la ausencia. En efecto, soy coleccionista de los Tres Chiflados, los invito a visitar la página del primer museo en Iberoamérica de los Stooges:

    http://www.chifladoseo.com.ar

    Un gran abrazo y saludos a todos los lectores de la Enciclopedia!

    Diego Puglisi

    ResponderEliminar